Decisión del Banco de la República – Diciembre 14/2007

El Banco de la República mantuvo su tasa de referencia en 9,5%, tal y como lo esperaba el mercado. Sin embargo, aún continúan las presiones inflacionarias al situarse la inflación en 5,41 en noviembre, muy por encima de la meta esperada para este año. El Banco reconoce que la situación externa es difícil y que esto afectara el crecimiento económico de nuestros principales socios comerciales, es decir, Estados Unidos y Venezuela. Hay que resaltar la referencia que hace a las presiones inflacionarias “importadas” vía alimentos y el alto precio del crudo. En el primer caso sería el efecto que tiene la demanda de productos alimenticios por parte de Venezuela y en el segundo el incremento del precio del petróleo de los últimos meses, el cual se ve reflejado en el costo de los insumos derivados de este producto. Finalmente, el Banco continúa con su estrategia de “esperar y ver” los efectos de su política monetaria restrictiva del último año.

El comunicado es el siguiente…

Banco de la Republica mantiene inalterada su tasa de interés de intervención

La Junta Directiva del Banco de la República, en su sesión de hoy, mantuvo inalterada su tasa de interés de intervención en 9.50%

La inflación anual aumentó de 5.16% en octubre a 5.41% en noviembre. Ello debido, principalmente, al comportamiento de los alimentos.  A lo anterior, se sumaron aumentos en la variación de los precios de bienes transables y regulados. Por su parte, la inflación de bienes no transables sin alimentos ni regulados siguió disminuyendo y se ubicó en 5.27%.

La información disponible ratifica que el crecimiento de la economía mantiene una dinámica positiva y que la política monetaria sigue mostrando sus efectos en la moderación del crecimiento del crédito. En contraste, la incertidumbre  en los mercados internacionales aumentó, lo que llevó a que las estimaciones de crecimiento económico de nuestros principales socios comerciales fueran  revisadas a la baja.

La Junta seguirá haciendo un cuidadoso monitoreo del efecto que pueda tener la difícil situación económica internacional sobre el crecimiento. Así mismo, estará atenta a la evolución de las presiones inflacionarias provenientes del exterior y, en particular, de los precios internacionales de los alimentos y combustibles.

Finalmente, la Corporación reiteró que la política monetaria futura dependerá de la nueva información y de su impacto sobre la inflación proyectada frente a las metas.

Bogotá, diciembre 14 de 2007 (12:45 p.m.) “