Que esperar de las tasas de interés de Europa y Reino Unido

El 4 de octubre se reúnen, de manera separada, el Banco Central Europeo (BCE) y  el Banco de Inglaterra (BoI), quienes son los bancos centrales de la Unión Europea y el Reino Unido respectivamente. Dada la turbulencia actual en los mercados financieros y en especial en el mercado crediticio, es de vital importancia las decisiones que se surjan de estas dos reuniones. 

Actualmente la tasa de referencia del BCE se encuentra en 4,00% y la del BoI en 5,75%. Recientemente la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos redujo su tasa de referencia en 50 puntos básicos a 4,75%, con lo cual el diferencial de tasas de interés existente entre esta economía y la zona europea se redujo. Efectivamente este diferencial ahora es de 0.75%, lo cual acelero la depreciación del dólar frente al euro, ya que ahora es menos atractivo invertir en bonos del Tesoro norteamericano. Frente al Reino Unido, este diferencial se amplio a 1,00%, lo cual hace más atractivo invertir en títulos del Tesoro británico. Al igual que con el euro, la libra esterlina se ha fortalecido, aunque no en la magnitud en que lo ha hecho el euro.


El euro se ha fortalecido en los últimos años no solo frente al dólar norteamericano sino también frente al yen japonés. Esta situación esta afectando seriamente el sector exportador europeo, ya que ahora los productos europeos son más caros para los compradores internacionales y los productos japoneses y norteamericanos cada vez son más baratos. Economías como la alemana parecen estar enfrentando bien esta situación debido a que es la más eficiente, sin embargo países como Italia, Francia y España están preocupados por el efecto negativo en sus economías menos eficientes. En días pasados varios ministros de finanzas de estos países han expresado su preocupación por este hecho y el próximo lunes se reunirán para adoptar una posición conjunta de cara a la reunión del G-7 de mediados de mes. Hasta el momento han expresado su interés en que el yen y el yuan (moneda china) se ajusten con el fin de equilibrar los desajustes comerciales existentes, y que Estados Unidos aplique en la practica su política de un dólar más fuerte. Adicionalmente, los problemas en los mercados de crédito no parecen haber acabado ni en Estados Unidos ni en Europa. En este contexto, la decisión del BCE es de suma importancia ya que una reducción de la tasa de interés, lo cual sería sorpresivo para el mercado, aliviaría ambos problemas.La libra esterlina, al igual que el euro, se ha fortalecido frente al dólar y al yen. Sin embargo los problemas en los mercados crediticios e inmobiliarios no han desaparecido y hace unas semanas el BoI tuvo que salir al rescate del sector financiero, en especial de Northern Rock, el mayor prestamista de créditos hipotecarios del Reino Unido. A diferencia de Europa, el Reino Unido es una economía mucho más eficiente y ha podido sobrellevar la apreciación de su moneda sin mayores traumatismos. El BoI es dado a dar sorpresas en sus decisiones y aunque el mercado espera que la tasa se mantenga inalterada, no sería descabellada una reducción significativa. Al igual que en el caso del BCE una decisión de este tipo ayudaría a aliviar los problemas en el mercado crediticio.

Si mañana alguno o los dos bancos deciden reducir su tasa de interés, el dólar se apreciaría de forma considerable, por lo menos en el corto plazo. En el caso del Euro este se encuentra cerca de sus máximos históricos y en niveles técnicamente de sobrecompra, lo cual sería un escenario perfecto para una corrección significativa. Con respecto a la libra esterlina, esta aunque no se encuentra cerca de sus máximos recientes también se vería afectada y en especial frente al yen, dado que este es uno de los carry trades favoritos de los inversionistas. Para mañana es importante mirar el desempeño de los pares principales EUR/USD y GBP/USD y sus cruces con el yen EUR/JPY y GBP/JPY.