El Crash Bursátil de 1987

El crash de la bolsa de 1987 fue la mayor caída diaria en la historia de la bolsa norteamericana. El Dow Jones perdió 22.6% de su valor o USD$500 billones en octubre 19 de 1987. Para poder entender porque sucedió esto hay que analizar los antecedentes de esta crisis bursátil.

1986 y 1987 fueron años de un desempeño extraordinario para la bolsa. Estos dos años fueron la extensión de un poderoso mercado al alza que había empezado en 1982. Esta tendencia había sido alimentada por un sinnúmero de adquisiciones hostiles, compras apalancadas y una fiebre de fusiones. Básicamente, las compañías se pelaban entre si para obtener recursos para comprar otras empresas. La filosofía imperante en ese tiempo era que las compañías crecerían exponencialmente simplemente si compraban otras compañías. En las compras apalancadas, una compañía obtenía enormes recursos de capital vendiendo bonos “basura” al público. Los bonos “basura” son bonos que tienen un alto riesgo de no pago y por lo tanto pagan al tenedor una mayor tasa de interés. El dinero obtenido de esta forma, era utilizado para comprar la compañía objetivo. Las ofertas públicas de acciones, o IPO por sus siglas en ingles, también fueron comunes en esta época como fuente de financiamiento para adquisiciones. Una IPO ocurre cuando una compañía vende acciones en el mercado accionario por primera vez. Los”microcomputadores” eran una industria con un crecimiento acelerado y la gente del común empezó a sentir que el computador personal era una herramienta que cambiaría el modo de vida de la sociedad y crearía nuevas oportunidades. Los inversionistas se contagiaron de esta euforia, como ha ocurrido en muchas otras burbujas y debacles del mercado bursátil. Esta euforia hizo creer a la gente, nuevamente, que el mercado crecería por siempre.
[Leer más…]

¿Qué es un crash bursátil?

La gente ama los mercados al alza: tienen la sorprendente capacidad de cambiar la actitud de una sociedad. En un mercado que sube rápidamente, incluso los comentarios prosaicos de los gurus del mercado se convierten en una forma de entretenimiento. Esto ocurrió durante el boom tecnológico cuando el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, se convirtió en una celebridad. Eventualmente la euforia cambia a un pesimismo extremo a medida que ocurra el desplome bursátil. Más tarde, el ciclo se repite de nuevo. Para entender plenamente estos acontecimientos, debemos aprender sobre finanzas comportamentales.

En los mercados financieros, la «mayoría siempre esta equivocada.» Cuando la mayoría de los inversionistas es pesimista, entonces lo mejor es comprar. Cuando es excesivamente optimista, es momento de vender. Los mercados financieros se comportan de esta irónica manera porque no todo el mundo puede ganar en el mercado. Si fuera posible que cada uno ganara, esto significaría que el dinero se crearía de la nada. La creación del dinero, de este modo, es imposible. Por lo tanto los mercados son un juego de suma cero. Suma cero significa que por cada ganador, hay un perdedor. El ganador toma el dinero de los perdedores. Los juegos de suma cero son juegos donde la cantidad de “premios” está fija.
[Leer más…]